problemas adolescentes

Just another WordPress.com weblog

¿Por qué no me llega la regla si no estoy embarazada? 12 marzo 2009

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:57

Los médicos denominan de amenorrea primaria cuando las chicas adolescentes no han tenido la regla al cumplir 16 años o tres años después de presentar las primeras señales de que están en la pubertad.

La causa de la ausencia de la regla en chicas mayores, generalmente, es provocada por un desequilibrio en la producción de hormonas o problema de desarrollo orgánico. Las hormonas también suelen ser la causa de la amenorrea secundaria, que es cuando una chica que había menstruado con normalidad deja de menstruar de repente durante más de 6 meses.

Lo primero es  preocuparte si estás embarazada, el  embarazo es la primera causa posible a descartar cuando una chica adolescente no le llega la regla durante muchos meses.  Aquí puedes leer más sobre los síntomas del embarazo. Sin embargo hay muchas otras causas que pueden provocar que no tengas la regla durante meses, y sufras las denominadas  amenorreas primaria y secundaria.

 

La ausencia de de la regla

La amenorrea en las adolescentes

 

- Puedes tener  niveles insuficientes de hormona liberadora de la gonadotropina, que regula la ovulación y el ciclo menstrual. La gonadotropina o gonadotrofina es una hormona secretada por la glándula pituitaria. En la mujer, estimula el crecimiento del folículo ovárico que contiene el óvulo.


– Puedes estar viviendo situaciones de mucho estrés.


– Por perder o ganar peso de manera muy significativa.  


– Por estar padeciendo de anorexia. La falta de la regla es una señal inicial de que una chica adolescente está perdiendo demasiado peso y puede ser anoréxica.


– Por dejar de tomar píldoras anticonceptivas


– Por tener trastornos tiroideos.


– Por tener  quistes en los ovarios.


– Trastornos y enfermedades que afecten los niveles hormonales femeninos.

 

A las jóvenes adolescentes que les gusta hacer demasiados ejercicios, es normal que les falte la regla. La amenorrea primaria y secundaria puedes ser causada por hacer ejercicios físicos de forma excesiva combinado con una dieta inadecuada, lo que suele provocar una ganancia de peso insuficiente y/o retraso del crecimiento. Para llegar al punto de hacer tanto ejercicio como para que a una chica adolescente no le venga la menstruación , tiene que hacer entrenamientos en demasía,  durante  varias horas al día la mayoría de los días de la semana y no tener una dieta con suficientes vitaminas, minerales calorías. Si no sufres ninguno de estos síntomas, lo mejor es preguntarse: “¿Estoy embarazada? “.

 

Juegos sexuales preliminares. Sexo sin penetración

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:54

Los anglosajones tienen una expresión interesante para definir los juegos y caricias sexuales sin la consumación del acto sexual. Lo llaman petting, un término que se traduce libremente como “jugar con su animal de compañía”.  Caricias, toqueteos,  masajes, besos…  todo muy recomendable para cualquier pareja, pero sobre todo para los chicas adolescentes que se inician en el mundo de la sexualidad y aún no quieren mantener relaciones con penetración.  El principal beneficio de los juegos sexuales preliminares  es que podemos disfrutar de la sexualidad sin coito siempre que nos apetezca y sin riesgos de enfermedades y embarazo.

El petting es un apoyo emocional para la chica adolescente porque así se sentirá más  arropada por el cariño del chico. Y es una buena vía para alcanzar el nivel de excitación que necesita la mujer que prefiere, por lo general, de un mayor tiempo de juegos preliminares, ya que la excitación femenina  es más lenta y prolongada que la del  hombre.

Los juegos sexuales preliminares en la adolescencia

El contacto placentero que nos puede aportar otra persona nos agrada enormemente en sentido físico y emocional, puesto que una relación sexual es muchísimo más que el acto del coito y son muchos los juegos previos a la penetración los que nos pueden dar placer. Pueden ser previos pero también sustitutos de la penetración.

Con el petting aprendemos, fundamentalmente, a conocer nuestro cuerpo y el de nuestra pareja, y el resultado es una excitación mucho mayor si las caricias y besos son los adecuados.

No podemos descubrir qué partes de nuestro cuerpo nos proporcionan más placer si limitamos nuestros contactos sexuales a la simple penetración.  Además es una buena manera de demostrar a la otra persona nuestra sensibilidad física y emocional, tanto a la hora de dar, como de recibir.

Respeto y libertad en el sexo

Un adolescente puede realizar el petting, siempre y cuando se desarrolle en un ambiente de respeto y libertad. Las caricias y besos benefician física y psicológicamente a toda persona que esté dispuesta a recibirlos. Por tanto, no existe ninguna contraindicación si se toman las medidas adecuadas para evitar un posible contagio de enfermedades sexualmente transmisibles.

Otra buena razón para jugar y no completar el acto sexual con la penetración es  cuando la chica está en los peligrosos días fértiles y puede quedar embarazada.

 

Virus del papiloma humano afecta a las adolescentes más jóvenes

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:51

Es mejor pensar dos veces antes de mantener relaciones sexuales sin condón. Un buen ejemplo es un nuevo estudio sobre el contagio del virus del papiloma humano en chicas cada vez más jóvenes. Cuidado porque este virus es la causa del cáncer de cuello de útero.  

Las adolescentes del Reino Unido contraen el virus del papiloma humano (HPV) a una edad cada vez más temprana, según un informe de la Agencia de Protección de Salud (HPA) británica, que revela que una de cada diez chicas de 16 años es portadora del mismo.

EL HPV es un virus que se transmite sobre todo durante las relaciones sexuales y que en ocasiones puede derivar en cáncer de cuello de útero, aunque muchas personas pueden portarlo en algún momento de la vida sin efectos perjudiciales para la salud.

El estudio recoge la necesidad de vacunar a las niñas contra el HPV, al comprobar que también existe un riesgo substancial de contraer el virus en adolescentes de sólo catorce años.

El texto, publicado en la última edición de la revista British Journal of Cancer, dice que una campaña nacional de vacunación podría prevenir el 70 por ciento de los casos de cáncer de útero y salvar más de mil vidas cada año.

El virus del papiloma humano causa del cáncer de útero

Los investigadores de la HPA estiman que, a la edad de 18 años, el porcentaje de las chicas portadoras del virus del papiloma humano se eleva al 20 por ciento, mientras que a los 24 años sube hasta el 40 por ciento.

Los autores del informe, para el que se estudió a 1.843 niñas y mujeres de entre 10 y 29 años, sugieren que muchas jóvenes contraen el virus durante su primera experiencia sexual, pero que el riesgo se incrementa con el número de parejas sexuales.

El gobierno británico anunció el pasado junio que estudia la vacunación de las niñas de doce años contra este virus, medida que suscitó polémica entre los sectores más conservadores porque, en su opinión, supondría lanzar un mensaje de que el sexo a esa edad es permisible.

   
 

El sexo prematuro en la adolescencia favorece el cáncer de próstata

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:46
Uno de los mitos más extendido entre los adolescentes y los hombres en general, es que mientras más pronto descubran el sexo y más lo practiquen, mejor será su desempeño el resto de la vida.

Pero resulta que ahora los investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) han virado la tortilla y han concluido que una alta actividad sexual entre los 20 y los 30 años aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata, mientras que después de los 50 ayuda a prevenirlo.

El estudio, publicado en British Journal of Urology (BJU) International, incluyó a unos 800 pacientes entre los que más de la mitad tenían diagnosticado la enfermedad antes de los 60 años. De ellos, el 59 por ciento mantenía relaciones sexuales o se masturbaban con una frecuencia mayor que sus coetáneos sanos, y también mostraban una incidencia mayor de cambios de parejas y enfermedades de transmisión sexual.

La actividad sexual y el cáncer de próstata

En cambio, el autor de la investigación, Polyxeni Dimitropoulou, aseguró que aunque no hallaron “ninguna asociación significativa entre la actividad sexual y el cáncer de próstata a partir de los cuarenta, parece que a partir de los 50 resulta incluso beneficioso”, y eso puede deberse, a que “las relaciones sexuales y, en particular, la masturbación, puede servir para liberar las toxinas acumuladas, gracias a lo cual se reduce el riesgo de desarrollar estos tumores”.

Cambiar patrones culturales es harto difícil, lo sabemos, pero si en ellos se juega la calidad de vida de nuestros hijos, hermanos, esposos… pues es mejor aconsejarnos. Un buen principio podría ser precisamente lo que usted tenía pensado hacer: comentar esta noticia entre su familia, amigos y compañeros de trabajo…Quizás de esta forma la próxima generación esté prevenida y deje “contar” las  novias de la adolescencia como si fueran las rayas de un tigre.

 

MI PENE ES NORMAL?

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:40

Casi todos los varones se preguntan alguna vez qué lugar ocupan en relación con la medida de su pene. Los pondremos al tanto de algunas cuestiones que pueden interesarle a cualquier varón que se haya preocupado alguna vez acerca de si su pene tiene un tamaño normal.

El rango de tamaños normales de penes es bastante amplio, al igual que lo que ocurre con las demás partes del cuerpo. Y al igual que con las demás partes del cuerpo, el aspecto del pene también varía bastante en las distintas etapas de la vida del varón. Uno no esperaría que alguien que tiene 11 años tenga el mismo aspecto que alguien que tiene 19.

Es normal que cada varón tenga su propio ritmo de desarrollo. Algunos pueden comenzar a desarrollarse a los 9 años, mientras que otros quizá no empiecen hasta los 15 años o más tarde. La edad a la que un varón comienza a crecer varía de uno a otro. Todo depende del momento en el que ingresa en la pubertad y sus hormonas comienzan a hacer su trabajo.

El crecimiento del tamaño del pene es sólo uno de los aspectos de la pubertad, que también incluye otros cambios, como el crecimiento del vello púbico, el aumento de tamaño de los testículos, el desarrollo de los músculos y el “estirón”. Los varones que ingresan en la pubertad más tarde casi siempre alcanzan el nivel del resto; simplemente llegan a la plena madurez un poco después.

Los penes tienen distintos tamaños, formas y colores. Estos rasgos son hereditarios, al igual que el color de los ojos o el tamaño de los pies, y no hay nada que uno pueda hacer para cambiarlos. Más allá de lo que puedas escuchar o leer, no existen ejercicios especiales, complementos o dietas que puedan acelerar el proceso de crecimiento o cambiar el tamaño en un varón. Además, al igual que lo que le sucede con los pies, a un varón puede parecerle que su pene es más pequeño porque la perspectiva es diferente cuando uno mira hacia abajo Y la diferencia en el tamaño del pene entre los varones es mucho menor cuando están teniendo una erección que cuando el pene está relajado.

Además del tamaño, los varones se preguntan acerca de otros temas relacionados con el aspecto de su pene, como si la piel que lo cubre es normal o si está bien que el pene cuelgue hacia la derecha o la izquierda (¡Es absolutamente normal!). Si estás preocupado por el aspecto de tu pene, consulta a tu médico. Los varones que están llegando a la pubertad deben hacerse exámenes testiculares regularmente. Ése es un buen momento para que le preguntes al médico acerca de cualquier duda que tengas.

Las variaciones hormonales generan muchos cambios -e infinidad de inquietudes- tanto para los varones como para las jóvenes. Así como los varones quizá se pregunten acerca del desarrollo de su pene, muchas jóvenes se hacen las mismas preguntas sobre sus senos.

Si tienes dudas acerca de tu desarrollo, no te compares con tu hermano mayor o tu mejor amigo; es probable que ellos estén transitando por otra etapa del desarrollo. Lo importante es que recuerdes que no tienes por qué ser el reflejo del muchacho que está en el urinario de al lado.

 

HACERSE UN AUTOEXAMEN TESTICULAR

Filed under: SEXO — javipablo @ 22:38

El autoexamen testicular (TSE por su sigla en inglés) es un método sencillo que les permite a los varones examinar sus testículos a fin de asegurarse de que no existen bultos ni protuberancias inusuales que suelen ser el primer indicio de un cáncer testicular.

 

Aunque el cáncer testicular es poco frecuente en los adolescentes, suele ser el cáncer más común en hombres de entre 15 y 35 años, en términos generales. Es importante que realices un autoexamen testicular todos los meses a fin de familiarizarte con el tamaño y la forma normales de tus testículos, lo que te permitirá descubrir la presencia de algo diferente o anormal en el futuro.

 

Esto es lo que debes hacer:

  • Lo mejor es realizar el autoexamen testicular mientras estás tomando una ducha o un baño caliente, o inmediatamente después. El escroto (la piel que recubre los testículos) está más relajada en ese momento, lo que facilita el examen.
  • Examina un testículo por vez. Debes hacer girar cada testículo entre los dedos de ambas manos (aplicando una leve presión). Coloca los pulgares sobre la parte superior del testículo, con el índice y el dedo mayor de cada mano detrás de éste, y luego hazlo girar entre los dedos.
  • Tienes que sentir el epidídimo (el conducto que transporta los espermatozoides), una especie de cordón blando que duele un poco si se lo presiona, ubicado sobre el borde posterosuperior de cada testículo. Éste es un bulto normal.
  • Recuerda que uno de los testículos (en general, el derecho) es apenas más grande que el otro en la mayoría de los varones. Esto también es normal.
  • Cuando examines cada testículo, trata de detectar bultos o protuberancias en el frente o los costados. En ocasiones, los bultos son tan pequeños como un grano de arroz o una arveja.
  • Si notas algún tipo de hinchazón, bultos o cambios en el tamaño o el color de un testículo, o si sientes algún dolor o alguna molestia en las ingles, consulta de inmediato a tu médico.

Los bultos o la hinchazón no implican la presencia de un cáncer, pero el médico debe examinarlos lo antes posible. El cáncer testicular casi siempre tiene cura si se lo detecta y trata a tiempo.

 

Un nuevo rito de iniciación 21 enero 2009

Filed under: SEXO — javipablo @ 21:50

El sexo oral marca el debut de la mayoría. En lugares públicos, se filman, fotografían y lo divulgan. El desconcierto de los padres y los mitos de una práctica insegura

Un fantasma recorre el mundo de la pubertad: el fantasma de la felación. Fantasma húmedo que avanza de rodillas mientras desconcierta a los padres. Sin discriminar ninguna clase social. Ni escuelas. Religiosas o laicas. Avanza por el fondo de las aulas. Por los asientos más discretos de los micros escolares. Por las habitaciones mejor decoradas de los countries. Por entre las cortinas anónimas de las matinés. En los baños. Con precio fijo o ad honorem. En la Argentina, la edad promedio actual de iniciación sexual para mujeres y varones es de 15 años. La instancia de la felación es un aperitivo más temprano, en el que por distintos motivos las chicas ganaron la iniciativa. El caso de una alumna de noveno año en la escuela privada Santa Ana en Paraná, Entre Ríos, filmada con un celular itinerante la semana pasada mientras sorbía el entusiasmo de un compañero, desorientó a esa comunidad educativa. El caso reflotó otro en la Escuela Técnica N° 1 en Escobar, provincia de Buenos Aires: una estudiante de 16 años fue filmada y fotografiada mientras jugueteaba desnuda, a cambio de buenas notas, con algunos profesores del turno noche en el 2005. Por “delitos de orden sexual” fueron desplazados de sus cargos 27 directivos y docentes recién en el 2007. El mundo adulto descubre al fantasma de la felación púber con un temor casi burocrático: ¿cómo abordarlo? ¿cómo normativizarlo?

Bocas y braguetas. Internet, menos prejuicioso y más pragmático, mientras tanto, lo abraza. Lo suma de inmediato a los anaqueles de su infinita biblioteca sexual. Integra la oferta de las adolescentes con el ansia de exhibirse en blogs, portales, foros y fotologs, con la demanda de los adolescentes y el ansia de contemplar y cultivarse. Esa simbiosis, para una estudiante chilena de 14 años, “Wena Naty”, alumna del Colegio La Salle en Santiago de Chile, resultó agridulce: un compañero la filmó con su celular mientras hacía una fellatio a otro estudiante de su edad en una plaza. No le molestó el primer plano. Mucho menos la fama inmediata en todo el mundo cuando el video llegó a YouTube. Sí que la expulsaran del colegio y que sus padres le prohibieran salir de casa. Mientras su partenaire y el camarógrafo amateur siguen estáticos ante sus pupitres.

La sexualidad adolescente se exacerba casi en la misma proporción que salpica los parámetros de géneros y costumbres sexuales tradicionales que pretendían acorralarla. “Es posible que se disputen roles de poder entre hombres y mujeres en la fellatio –opina el sexólogo Adrián Sapetti–; el hombre se vuelve un títere de la mujer: allí se pone en cuestión el falocentrismo masculino”. Los especialistas coinciden en que el factor mediático es una clave para comprender el fenómeno. “El sexo oral, la eyaculación en la cara, era patrimonio del cine porno. Ahora llegó al ámbito de las prácticas privadas”, resalta Sapetti. Para la psicoanalista especializada en niños y adolescentes Ada Zimerman, “que chicos de 11 puedan ver pornografía en internet está instalado como algo normal y de acceso directo”. Se trata de información aún no procesable, entremezclada con el vértigo por alcanzar una experiencia propia: “Hay chicos que todavía se inician sexualmente con una pauta más sentimental, idealizando una única pareja –indica Zimerman–, pero entre chicas de 12 o 13 “el pete”, como llaman al sexo oral practicado por una mujer a un hombre, es el primer acercamiento a una sexualidad de descarga inmediata, pudiendo llegar a la penetración sólo años después”. Restringida al confín de una boca predispuesta y la bragueta de un voluntario masculino a la vista, esta sexualidad de la pura acción pasa a ser también una sexualidad que encuentra su ocasión en casi cualquier lado. No sólo en las escuelas.

En las mejores salas. Ocurrió en la fiesta de quince de la hija de un empresario extranjero radicado en el país. Una de las chicas invitadas se demoraba debajo de las mesas de los chicos. Los chicos se ruborizaban. No por nervios. En las fiestas, las ceremonias de felación son tan habituales –con la variante en los countries ABC1 del “póker-pete”, donde el premio al ganador queda siempre en manos de las chicas– que no hay piñata a la que se le escape el detalle del caramelo saborizante del después. Al empresario le costó asimilar lo que pasaba cuando lo entendió. Intentó ser paternal; darle algún consejo a la compañera de su hija. La respuesta de la chica todavía le cuesta un dineral en terapia familiar y cierta infamia entre sus colegas: “¡Pero si tu hija chupa más que yo!”

La psicoanalista Any Krieger insiste en el desplazamiento de los hábitos sexuales: para la adolescente, tomar la iniciativa es subvertir el derecho del hombre a disponer de ella –explica–, pero en la medida en que al hombre le resulta difícil negarse también es un modo de forzar su hombría. De todos modos –apunta Krieger–, el sexo oral permanece en lo pregenital: “Ocurre en reuniones y boliches como ocio: ‘¿me hacés el pete?’ es la pregunta de un juego mecánico, público, sin intimidad”. Para el psicoanalista Andrés Rascovsky, el juego suma un factor más: pretender esquivar el riesgo de enfermedades venéreas y de embarazos, a la vez que reduce para las chicas la angustia de la pérdida de la virginidad. “La fantasía de que evitar la penetración conserva la virginidad omite el riesgo de contagio del HIV”, agrega la psicóloga Andrea Gómez, del equipo del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (www.celsam.org). Para la especialista, lo que el destape de la promiscuidad oral púber coloca en escena es cómo se construyen hoy los géneros sexuales: “el bombardeo mediático de sexo, la ausencia familiar, la necesidad de los adolescentes de repetir todo lo que los identifique como parte del grupo de sus pares se trasmite también al molde de los géneros: todo conduce a chicas con poca autoestima y chicos con la percepción de un rol de poder”. Las últimas investigaciones del CELSAM en el 2007 arrojan algunos datos del contexto de confusión adolescente: para las chicas, pretender que su pareja use preservativo siempre equivale al riesgo de hacer enojar al hombre y ser abandonadas. Si de todos modos lo reclama, se arriesga a que los hombres opinen que se trata de “una chica rápida”. Por otro lado, mientras que las pastillas anticonceptivas sólo se vuelven consultables en el horizonte de un noviazgo, la tenencia de un preservativo permanente en la billetera de un chico lo convierte en “sexópata” ante los otros. Por eso el sexo oral de estas chicas está disociado de un sexo placentero –opina Gómez–; es un puro acto de grupo, ímpetu adolescente en una sociedad que no provee ni se preocupa por proveer una educación sexual adecuada.

 

Petes y pestes. El fantasma de la felación púber arrastra además su estela de mitos anexos. En principio, el sexo oral se impone desde el punto de vista práctico, sobre todo, porque los jóvenes lo consideran un método incontrastable contra el embarazo. El temor más grande de las adolescentes –coinciden todos los especialistas consultados– es la multiplicación. Por esa razón es que el coito definitivo se retrasa apenas unos (pocos) años más. Para los adolescentes de estos tiempos, como para Woody Allen, “el sexo es asqueroso sólo si se hace bien”. De ahí que las felaciones satisfagan también otros mitos: que las pastillas anticonceptivas son nocivas porque hacen engordar, que es imposible embarazarse en la primera relación sexual o que los preservativos siempre vienen estropeados son algunos de los más difundidos entre los de 12 y 19 años. El mito más discutible –que además lo tiene al ex presidente norteamericano Bill Clinton como teórico ilustre– es si el oral es o no es sexo y si, en caso de serlo, es la clase de sexo que escuda la virginidad. “Entre las chicas ‘dark romantic’ –cuenta la ginecóloga Karina Iza, del CELSAM–, una de las tribus urbanas que se reúnen alrededor de la Plaza Pizurno, se preserva la virginidad accediendo sólo al sexo anal”. El problema no es sólo el riesgo de contagio del HIV; se trata de la desinformación de los chicos acerca de todo un abanico de otras enfermedades por lo general ignoradas. “Por vagina, ano y también por la boca –explica la especialista– pueden transmitirse virus y bacterias que van desde el HIV (a través de sangre y semen) hasta la clamidia, hepatitis B, hongos, sífilis, blenorragia o el virus del papiloma humano o HPB, que puede derivar en un cáncer de cuello de útero”. El preservativo, remarca la doctora Iza, es indispensable en todo tipo de relación sexual. También en el oral, donde la mucosa bucal es una de las más expuestas a la recepción de enfermedades. “Los chicos abren los ojos sorprendidos cuando se les dice que para eso existen también los preservativos saborizados. La reticencia a la consulta médica se da casi siempre por el pudor o la típica sensación de invulnerabilidad de los chicos”.

Rebelión virtual. ¿Cuánto hay entonces de “libertad” sexual en las fauces indomables de las adolescentes? “Una sexualidad indiscriminada y narcisista es muy distintas de una sexualidad que despliega placer con un otro”, explica la especialista en adolescentes Laura Rombolá. “La competencia por ver cuál hace más petes en una noche de boliche no implica ni sumisión ni poder: al no permitirse elegir alguien completo con quién estar, todos pierden la libertad para su inicio sexual”. No es casual el vínculo entre la palabra “pete” y el “chupete” –agrega el médico y psicoanalista Daniel Schmukler–, allí donde el “pete” funciona como una especie de ansiolítico: los varones obtienen un placer físico inmediato, mientras que la mujer, dejándose ver por todos, disfruta de la consecuencia: la fantasía de convertirse en una súbita sex symbol y desafiar todos los límites. “Al ánimo adolescente de evadir toda represión se suma el abuso del consumo de drogas y alcohol –resalta la psicoanalista Ada Zimerman–, que es un condimento más en la previa de muchas fiestas con la misma lógica de velocidad por actuar y no reflexionar” (ver recuadro). Para el psicólogo especializado en adolescentes Rodolfo Urribarri, este giro por el acto convertido en “actuación” ante cámaras y celulares capaz de registrarlo y publicitarlo todo, encuentra su apoyo en la nueva fascinación por la fama, ante la que el adolescente compensa el déficit de identidad propio de ese momento de la vida con la pura imagen, sobrevalorada por una cultura visual del tipo Gran Hermano. En esa misma línea, la especialista Any Krieger detalla: “Hay un omni voyeur en la cabeza de cada adolescente; el deseo declina ante la mirada y el sexo privado se banaliza hasta un registro pornográfico”.

Para los especialistas, ámbitos virtuales como el chat y el boom de un sexo que termina y empieza en lo oral tienen un punto en común: la posibilidad de moldearse a sí mismos en la web como quisieran ser –“dadle a un hombre una máscara y será él mismo”, escribía Oscar Wilde años antes del Messenger– y la posibilidad de evitar en el mundo real una conexión real con otra persona. “Hacer una fellatio a cualquiera es también un modo de no estar con nadie”, apunta Laura Rombolá, “un universo de relaciones virtuales implica siempre el mismo temor: el del riesgo de estar con otro”. Una enredada dinámica de los sentimientos que algunos adolescentes compensan con una más accesible y entretenida dinámica bucal.

 

Sin tetas no hay paraíso

Filed under: SEXO — javipablo @ 19:19

Madrid.-  Es el título de una serie de televisión y de una novela pero también la obsesión de muchas adolescentes españolas que viven tan convulso momento vital convencidas de que una o dos tallas más en el sujetador les abrirá las puertas de un paraíso tan bello como ficticio.

 

En torno a cuarenta mil menores de edad pasan por el quirófano cada año para corregir o aumentar lo que la naturaleza o la genética les ha otorgado. Unos consideran esa cifra una “barbaridad”, como el doctor Antonio Porcuna, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), y otros “próxima a la realidad”. Es la impresión de la doctora María Jesús Barba.

“Dar cifras es complicado, porque hablamos de medicina privada, pero pocas operaciones no son”, argumenta el doctor Víctor García Giménez, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC).

En cualquier caso, supondría el diez por ciento del total de operaciones de estética realizadas en España, el país europeo más enganchado a esta cirugía y el cuarto del mundo, por detrás de Estados Unidos, Brasil y Argentina. En Europa es también el que más profesionales del bisturí tiene ocupados en un campo de la medicina, y un negocio, que, desde enero de 2007, es tenido en cuenta para el cálculo mensual del IPC.

Por sus manos pasan chicas que han perdido el miedo al quirófano y que no están contentas con su nariz, muslos o glúteos. Pero, sobre todo, con el tamaño de su pecho. Y ello a pesar de que “las españolas no tienen menos que sus vecinas francesas, alemanas o italianas”, dijo a Efe un portavoz de Intimoda, empresa de ropa íntima femenina. La talla media, aquí y allí, es la 90.

“Ahora se lleva la 95 o la 100. Está de moda la mujer con pecho. De ahí que los implantes de mama sea la cirugía más demandada por mujeres de todas las edades: menores, jóvenes y adultas”, destaca la doctora Barba. “Muchas, incluso, se operan para aumentar una sola talla”, insiste.

Cada año, según cálculos del sector, unas 25.000 mujeres españolas pagan una media de 6.000 euros por ver cumplido el deseo de aumentar el tamaño de sus pechos.

Por la consulta de la doctora Barba pasan cientos de chicas -“a partir de los 18 muchas”, recalca- empeñadas en ajustar su físico a unos cánones de belleza -“no hay otra razón”, comenta- impuestos por la publicidad, la moda, el cine o los medios de comunicación.

 

 

CUERPO 10

 

 

“Desde los años ochenta del siglo pasado -dijo a Efe la psicóloga Rosa Calvo- los medios han fijado su atención en unos personajes cuyo único valor es tener un cuerpo perfecto, algo tan irreal como infrecuente. Y eso ha calado especialmente entre los más jóvenes”.

La presión social, del grupo, y de la moda estarían pues en el origen de esa obsesión de los adolescentes por lucir un cuerpo 10, por imitar la nariz o los labios de su actriz preferida o por lucir el mismo escote que la cantante de moda. “El problema -apunta el doctor Porcuna- es que el desarrollo corporal no se ha completado a esas edades ni existe estabilidad emocional”, dos características inherentes a la adolescencia.

“A los 15, 16, 17 años, incluso antes, no debe operarse una nariz o las mamas si no es por un problema fisiológico importante. El organismo está todavía en pleno desarrollo y podría tener consecuencias graves en el futuro. Nunca, jamás a esas edades, debe entrar una chica en un quirófano por capricho”, insiste el presidente de SECPRE.

Porcuna apela a la responsabilidad, a la ética, de sus compañeros de profesión -“nuestro código deontológico nos obliga a no hacer daño”, recuerda- y denuncia el intrusismo, unido a la falta de escrúpulos de algunos que sólo piensan en “hacer caja”, y la ausencia de una normativa legal que regule las operaciones en adolescentes.

También a la responsabilidad de los padres, que son quienes pagan el “capricho” de sus hijas. “Deben entender que una cirugía siempre conlleva riesgos. Que no puede ser un regalo de Navidad o cumpleaños, o por un aprobado. No es lo mismo que regalar un coche o una moto”, añade el doctor Porcuna.

“Toda cirugía, hasta unas simples anginas, supone riesgo. Hay que realizar siempre una serie de pruebas previas, para ver si es factible o no, informar de posibles complicaciones y advertir de que a veces no se cumplen las expectativas”, resalta la doctora Barba.

La medicina y cirugía cosmética “es medicina”, recuerdan en la SEMCC, al tiempo que aconsejan conceder “más valor a las referencias personales que a la publicidad que intenta presentar todo excesivamente fácil”.

 

 

EVALUAR MADUREZ

 

 

Esta nueva “adicción” de los jóvenes por la cirugía estética “debe preocuparnos”, según el doctor Víctor García Giménez, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, y recuerda que todo médico, antes de operar, debe evaluar la madurez física y mental del paciente.

“La inmensa mayoría -continúa el presidente de la SEMCC- sabemos lo que sí y lo que no se puede hacer” cuando llega un joven a la consulta. “Es un tema de ética, de deontología, de ciencia”, insiste.

En cualquier intervención médica o quirúrgica, como en otros actos de su vida, un menor precisa siempre del consentimiento de sus padres o tutores. Para los mayores de 16 y menores de 18 años La Ley de Autonomía del Paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica contempla el llamado “consentimiento informado”, de ahí que puedan operarse si se considera que tienen la suficiente madurez.

La Junta de Andalucía -pionera en legislar sobre la materia- está elaborando un decreto para regular las operaciones de estética a menores de edad, en el que se exigirá un examen psicológico previo.

En su intento por hallar una explicación a tan preocupante banalización de la cirugía estética entre los más jóvenes, la psicóloga Rosa Calvo habla de su obsesión por tener un cuerpo perfecto unido al deseo de exagerar su identidad sexual.

“Cuando se miran al espejo, las adolescentes quieren ver reflejada una imagen exagerada de su condición de mujer. De ahí que sueñen con tener unos pechos más grandes”, asegura.

En una etapa de la vida tan vulnerable como es la adolescencia, “y de tantas inseguridades”, los chicos y chicas, explica la psicóloga, buscan la admiración de los demás y la identidad en lo corporal. “La inseguridad -comenta- se focaliza sobre todo en la imagen”.

Rosa Calvo se refiere además a la ausencia de límites en la que son educados los jóvenes de hoy. “Desconocen, porque no se lo enseñamos, que no es positivo que se cumplan todos los deseos, ni los propios ni los ajenos, que las frustraciones ayudan a madurar, o que el valor de un ser humano no está en su cuerpo. Mucho menos en unos implantes de mama. Estamos obligados a enseñarles que no somos un trozo de carne”.

 

Que no falte el sexo en las aulas

Filed under: SEXO — javipablo @ 19:13
  • Los expertos culpan del alto número de abortos a la falta de formación en el sexo
  • Piden al Gobierno la puesta en marcha de un Plan Nacional sobre Educación Sexual

Hace dos días nos desayunábamos con la noticia de que el número de abortos se ha duplicado en España en los últimos 10 años. Crecieron especialmente entre las adolescentes. Días después, el Ministerio de Sanidad lanza una campaña para atajar los embarazos no deseados a esas edades, una iniciativa que para algunos expertos caerá en terreno yermo.

 

Embarazo adolescente sonado, el de la película Juno.

Unos cuantos eslóganes que se las dan de punto quinceañero (‘Stop rollos con bombo’, ‘Con koko yo gozo mogollón’), condones gratis a gogó en los institutos y una página web. “Palos de ciego, señor ministro”, parecen decirle los sexólogos. El origen de estos datos inquietantes sobre el aborto, aseguran, está en que la sociedad española anda muy mal en educación sexual y eso no se resuelve con una campaña de este tipo.

¡Que levante la mano el que haya recibido en el instituto o en el colegio educación sexual! En la redacción de soitu.es suben tres brazos de la docena de redactores que escuchan la invitación. Las tres excepciones provienen de un colegio concertado laico de Madrid, uno público de Logroño y un concertado religioso de Valladolid. En el primer caso, la experiencia fue continuada, completa y en colaboración con los padres de los alumnos, que asistían a las clases si así lo querían. En el segundo caso, se trató de cuatro o cinco clases impartidas por personal cualificado. En el tercer caso, fue sólo un día y “bastante cutrecillo: un vídeo en clase de Religión”.

Vale, la experiencia de los redactores de soitu.es puede no ser representativa de lo que sucede ahora mismo en las aulas, pero lo cierto es que las cosas no han cambiado mucho. Carlota tiene 15 años, estudia 4º de la ESO en un colegio privado laico y no recibe ningún tipo de educación sexual. “Sólo dimos la reproducción el año pasado y muy rápido porque era final de curso y no nos daba tiempo”, explica, “lo que yo sé es porque me ha lo ha contado mi madre, pero algunas de mis amigas me lo tienen que preguntar a mí o lo que aprenden en la tele porque nadie les cuenta nada”. María tiene la misma edad y le pasa algo parecido en su instituto, un colegio religioso de Madrid: “le hemos dicho a los profesores que nos gustaría que nos dieran unas clases, pero de momento, sólo la profesora de Física nos explica algunas cosas cuando le preguntamos”.

“El aborto es un derecho, sí, pero también es un fracaso educativo”, según la sexóloga María Pérez

El rápido sondeo nos lleva a una conclusión: los adolescentes no tienen ni idea, su educación sexual queda a merced de la soltura que se den sus padres para tratar el asunto y la de los aires que corran por su instituto. Y, como siempre, la principal fuente de información-confusión son los amigos y los medios de comunicación.

El aborto es un derecho, sí, pero también es un fracaso educativo“, asegura la sexóloga María Pérez Conchillo, para quien iniciativas como la que presentará mañana Bernat Soria no son más que “medidas aisladas, insuficientes, porque no se toma en serio la cuestión”. Pérez Conchillo alerta sobre las carencias en la base del problema: la formación; y revindica tajantemente: “Así como existe un Plan Nacional sobre el sida, debería existir un Plan Nacional sobre Educación Sexual”.

Para José Díaz Morfa, presidente de la Asociación Española de Sociología Clínica y asesor de la sección de Sexualidad Humana de la Asociación Mundial de Psiquiatría, “la repercusión de estas campañas es positiva, pero mínima” y hace hincapié en distinguir entre información y formación.

 

“Está comprobado en países como Suecia o Canadá: a mayor educación sexual, más tarde se inician las relaciones coitales y se afronta con mayor responsabilidad el hecho sexual”, explica Pérez Conchillo. Esta responsabilidad conlleva también más protección en la relación sexual, lo que incide sensiblemente en el número de abortos.

Antonio Casaubón, presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (A.E.E.S.), insiste en la idea sin timidices: “La educación sexual en España no es deficiente, más bien es nula“, y coincide en que ha llegado la hora de “sentarse y plantear el reto de abordar un Plan Nacional”.

Según Casaubón, “el Plan debe adecuarse a la realidad de nuestro país. Una realidad en la que también hay que contemplar por ejemplo, la inmigración. En Francia ya tienen problemas con emigrantes que practican la ablación del clítoris, a España posiblemente llegue el problema muy pronto”.

Díaz Morfa, por su parte, pone de relieve la necesidad de que se tracen unas directrices básicas para esta formación. “En España existen cientos de programas sobre educación sexual, y muchos de ellos con errores. De ahí la utilidad de un Plan Nacional que oriente el trabajo”.

“La educación sexual en España no es deficiente, más bien es nula. Ha llegado la hora de sentarse y plantear el reto de abordar un Plan Nacional”

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, apoya la idea: “hay que elaborar una estrategia de educación sexual y preventiva que evite tener que recurrir a algo tan traumático como el aborto”, afirmó tras conocer los datos arrojados el pasado martes por el Ministerio de Sanidad. ¿Los expertos se felicitan por este apoyo? Sí, pero no, porque no le correspondería a este ministerio liderar ese plan. “Si el plan parte de Igualdad, nace ya con un sesgo (de género) cuando debe ser planteado con más amplitud de miras”, afirma Casaubón, que considera que quienes deben pilotar este Plan son los ministerios de Sanidad y de Educación.

María Pérez levanta también el dedo acusador contra la clase política: “en el marco político la cuestión del aborto se aborda de una forma muy polarizada”, asegura la sexóloga del Espill. “Por un lado están los que directamente no quieren ni hablar del tema, la derecha. Por otro, la izquierda, se centra sólo en defender el derecho al aborto. Y, efectivamente, el aborto es un derecho, pero debe ir parejo a su prevención”.

Casaubón señala al Gobierno central como responsable primordial de la puesta en marcha de una política seria, pero aplaude algunas iniciativas autonómicas de un signo y otro, con buenos planteamientos y resultados. Díaz Morfa concide con Causabón en señalar tres pilares básicos sobre los que debe pivotar el entramado del plan: los colegios e institutos, los centros de salud de atención primaria y las familias, en las que incide especialmente. “En los planes de educación sexual es fundamental incluir a la familia para favorecer el diálogo limpio y claro entre padres y adolescentes, y para eso es necesario formar también a los padres”.

La tarea que tendría que abordar el Plan Nacional que reivindican no es sencilla porque el objetivo final es ni más ni menos que el de cambiar las actitudes sociales. Pero prometen que los resultados irán más allá de las cifras de abortos. Se verán también, por ejemplo, en un descenso de la violencia de género o en un aumento de la tolerancia hacia otras opciones sexuales. Suena bien.

 

CUANDO LOS ADOLESCENTES TIENEN HIJOS 14 enero 2009

Filed under: SEXO — javipablo @ 17:17

Los niños nacidos en los Estados Unidos a madres adolescentes corren el riesgo de tener problemas de larga duración en muchos aspectos importantes de la vida, incluyendo el fracaso en la escuela, la pobreza y las enfermedades físicas o mentales. Las madres adolescentes también corren el riesgo de tener ellas mismas estos problemas.

El embarazo durante la adolescencia presenta normalmente una crisis para la niña que está en estado y para su familia. Las reacciones más comunes incluyen la ira, la culpabilidad y el negarse a admitir el problema. Si el padre es joven también, es posible que el mismo problema haya ocurrido en su familia.

Las adolescentes que están embarazadas pueden privarse de asistencia médica durante su embarazo, lo que resulta en un riesgo mayor de tener complicaciones médicas. Estas adolescentes necesitan comprensión especial, atención médica e instrucción—especialmente acerca de la nutrición, las infecciones, el abuso de substancias y las complicaciones del embarazo. También necesitan aprender que el fumar, tomar bebidas alcohólicas y el usar drogas pueden hacerle daño al feto.

Todas las adolescentes embarazadas deben de recibir atención médica lo antes posible. Hay veces en las que sus reacciones emocionales y su estado mental requerirán que las vea un profesional de la salud mental.

Las adolescentes embarazadas pueden tener diferentes tipos de reacciones emocional, algunas puede que no quieran tener el bebé, o lo pueden querer de manera confusa e idealizada. La adolescente puede ver la creación de otra vida como un logro extraordinario, pero sin darse cuenta de las responsabilidades que esto conlleva. Quizás quiere al bebé por tener alguien a quien amar, pero no se da cuenta de la atención que necesita la criatura. A menudo, las adolescentes no pueden anticipar que ese bebé tan adorable puede hacer demandas constantes o ser muy irritante. Algunas adolescentes se sienten abrumadas por la culpabilidad, ansiedad y el miedo al futuro. La deprersión es muy común entre las adolescentes embarazadas.

Los padres de adolescentes pueden prevenir los embarazos de sus hijas si les dan consejos acerca de la sexualidad y de los riesgos y las responsabilidades que conllevan las relaciones sexuales y el embarazo. Los bebés nacidos a adolescentes corren el riesgo de ser abandonados y abusados porque la madre no sabe cómo criarlos y está muy frustrada por las demandas constantes del cuidado del pequeño. Muchas adolescentes tienen que dejar de ir a la escuela para tener y atender al bebé. Así, la adolescente embarazada pierde la oportunidad de aprender las destrezas necesarias para obtener empleo y para sobrevivir en el mundo de los adultos. Las clases en la escuela sobre la vida en familia y la educación sexual, así como las clínicas que ofrecen información sobre la reproducción y el control de la natalidad, pueden también ayudar a prevenir el embarazo durante la adolescencia.

Si la adolescente queda embarazada, es imperativo que tanto ella como su familia reciban consejería honesta y sensitiva acerca de las opciones disponibles, desde el aborto hasta dar en adopción al bebé. Deben existir sistemas de apoyo especiales, incluyendo consultas a un psiquiatra de niños y adolescentes, si es necesario, que ayuden a la joven durante el embarazo, en el momento de dar a luz y en el de tomar la decisión de quedarse con el bebé o darlo en adopción.

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.